Citas de Cristóbal de Albornoz

"Instrucción para descubrir todas las guacas del Pirú y sus camayos y haziendas” [ca 1581-1585] en Relación de las fábulas y ritos de los Incas, Eds., Henrique Urbano y Pierre Duviols, Historia 16, Madrid, 1989
Regresar
Grafía en textoNormalizaciónLengua
Maiz---Taíno
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
165"NUL"Ay otros géneros de guacas, a quién reverencian y sirven con mucho cuidado, que son de los frutos primeros que coxen de alguna tierra que no fue sembrada. Escoxen el más hermoso fruto y le guardan y, a semejanÇa dél, hizieron otros de piedras diferentes o de oro o plata, como una maÇorza de maíz o una papa y les llaman mamaÇara y mamapapa; y así a los demás frutos y en esta forma de todos los minerales de oro o plaza o azogue que antiquísimamente se han descubierto. Y, primero que los vayan a labrar, el día que han de trabajar, mochan y beven a la tal piedra llamándola mama de lo que travajan. He descubierto muchos dellos en todas las partes donde hay minas, en tierras de Guamanga."
168"NUL"Ay otro género de guacasmuy ordenario en todos los caminos y puertos dellos en todo el Pirú, que llaman apachita o camachico por otro nombre. Estas las ay en todas las asomadas y bertientes de los caminos, a las cuales saludan y ofrescen los que van con cargas o fatigados de andar, y les ofrescen una oración o una piedra, de tal manera que en los dichos lugares ay muchos más montes dellas. Otros escarvan la tierra en la propia guaca y, escarvándola, cuenta[n] sus travajos o prosperidades a la dicha guaca. Otros hazen nudos a las pajas questán cerca. Otros ofrescen ramos de leña, otros flores o plumas de pariguanas, que son de unas aves que llaman flamencos en España. Otros, acollicos de coca o maíz; el acollico es un poco de coca mascada o lo que cada cual tiene por devoción."
"177"NUL"En particular se a de advertir que los yngas pusieron nombres a los meses, haziendo diferencia de un mes al otro y dividiendo sus bailes y borracheras por ellos, trayendo de todo el reino las guacas que hallavan a esta ciudad del Cuzco para las tales fiestas. [...] Y en algunas fiestas destas se comulgavan con cierto género de masa que hazian de sangre de corderos e de niños y harina de maíz que llaman çanco, e creían quedar limpios; y usavan en ellas de todas sus galas y hazían muchos sacrificios a los meses del año."