Citas de Pedro de Cieza de León

Cieza de León, Pedro de Crónica del Perú. Segunda Parte, El señorío de los Yngas, Edición, Prólogo y Notas Francesca Cantù, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1985
Regresar
Pucaraes---No identificada
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
65NULL"Y porque la fuerça de la guerra no estuviese en una naçion, ni presto se pudiesen consertar para alguna revelion o conjuraçion, sacavan para soldados destas capitanias mitimaes de las partes y provinçias que convenian, los quales eran llevados adonde digo y tenian sus fuertes, que son ‘pucaraes ’, para defenderse si tuviesen neceçidad. Y proveyan de mantenimiento a esta jente de guerra, del maiz y otras cosas de comida que los comarcanos proveyan de sus tributos y derramas que les heran hechadas; y la paga que se les hazia era, en algunos tienpos, mandalIes dar alguna ropa de lana y plumas o braçaletes de oro y de plata a los que se mostravan mas balientes; y tanbien les davan mugeres de las muchas que en cada provinçia estavan guardadas en nombre del Ynga:..."."
71NULL"En los tienpos pasados, antes que los Yngas reynasen, es cosa mui entendida que los naturales destas provinçias no tenian los pueblos juntos como agora los tienen, sino fortalezas con sus fuertes, que Ilarnavan ‘pucaraes ’ de donde salian a se dar los unos a los otros guerra: y asi, sienpre andavan recatados y bivian con grandisimo trabajo y desa[so]siego. Y como los Yngas reynaron sobre ellos, pareçiendoles mal esta horden y la manera que tenian en los pueblos, mandaronles, procurandolo en unas partes con halagos y en otras con amenaza y en otros lugares con dones que les hazian, a que tuviesen por bien de no bivir como salvajes,/ mas antes, como honbres de razon, asentasen sus pueblos en los llanos y laderas de las sierras, juntos en barrios como y de la manera que la dispusiçion de la tierra lo hordenase. Y desta manera, los yndios, dexados los pucaraes que primero tenian, ordenaron sus pueblos de buena manera asi en los valles de los llanos como en la serrania y llanura del Collao; y para que no tuviesen enojo sobre los canpos y eredades los mismos Yngas les repartieron los terminos, señalando lo que cada uno avia de tener, en donde se puso limites para conoçimiento de los que lo vian y despues dellos naçiesen. Esto claro lo dizen los yndios oy dia y a mi me lo dixeron en Xauxa, adonde dizen que uno de los Yngas les repartio entre unos y otros los valles y canpos que oy tienen, con la qual horden se an quedado y quedaran...."."
113NULL"E como la fiesta del regozijo oviese pasado, determino de salir a conquistar algunos pueblos de la redonda del Cuzco que no avian querido el amistad de los Yngas pasados, confiados en la fuerça de sus pucaraes ; y con la jente que quiso juntar, salio del Cuzco en sus ricas andas con guarda de los mas prençipales y endereço su camino a lo que llamavan Calca, donde avian sido reçibidos sus mensajeros con mucha sovervia;..."."
130NULL"Estando las cosas del Cuzco desta manera, los chancas -como atras conte- avian vençido a los quichuas y ocupado la mayor parte de la provinçia de Andavaylas ; y como estuviesen vitoriosos, oyendo lo que se dezia de la grandeza del Cuzco e su riqueza e la magestad de los Yngas, desearon de no estarse encojidos ni dexar de pasar adelante, ganando con las armas todo lo a ellos posible. Y luego hizieron grandes plegarias a sus dioses o demonios y dexando en Andavaylas , ques la que los españoles llaman Andaguaylas , questa encomendada a Diego Maldonado el rico, jente bastante para la defensa della, y con la que estava junta para la guerra, salio Hastu Guaraca y un hermano suyo muy vatiente, llamado Oma Guaraca , y partieron de su provinçia con muy gran sobervia camino del Cuzco, y anduvieron hasta llegar a Curanba, donde asentaron su real y hizieron gran daño en los naturales de la comarca. Mas como en aquellos tienpos muchos de los pueblos estuviesen en los altos y collados de las sierras, con grandes sercas, que llaman ‘pucaraes ’, no se podia hazer muchas muertes ni querian cativos ni mas que robar los canpos"."
137NULL"... Llegado al rio de Apurima, paso por la puente que se avia hecho y anduvo hasta los aposentos de Curaguaxi. De la comarca salian muchos honbres y mugeres y algunos señores y prençipales; y quando lo vian, quedavan espantados y llamivanle ‘Gran señor, hijo del Sol, monarca de todos’ y otros nonbres grandes. En este aposento dizen que dio a un capitan de los chancas, llamado Tupa Vasco, por muger una palla del Cuzco y que la tuvo en mucho. Pasando adelante el Ynga por el rio de Apurima y Cochacaxa , como los naturales de aquella parte estuviesen en los pucaraes fuertes y no tuviesen pueblos juntos, les mando que biviesen hordenadamente sin tener costunbre mala ni darse la muerte los unos a los otros"."
183NULL"Allego a lo que llaman Chile, donde estuvo mas de un año entendiendo en refornar aquellas regiones y asentarlas de todo punto. Mando que le sacasen la cantidad que señalo de tejuelos de oro y los mitimaes fueron puestos y trasportadas muchas jentes de aquellas de Chile de unas partes en otras. Hizo en algunos lugares fuertes y çercas a su uso, que llaman ‘pucaraes ’, para la guerra que con algunos tuvo. Anduvo mucho mas por la tierra que su padre, hasta que dixo que avia visto el fin della y mando hazer memorias por muchos lugares para que en lo futuro se ent[end]iese su grandeza, y formas de onbres creçidos. Puesto en razon lo de Chile y hecho lo que convino, puso sus delegados y governadores y mando que sienpre avisasen en la Corte del Cuzco de lo que pasava en aquella provincia"."
196NULL"Y hablado entre ellos esto y tenido sus consideraçiones, aguardavan al Ynga, que sabian que venia a le[s] dar guerra; el qual con los suyos anduvo hasta la comarca destos, donde mando hazer sus alvarradas y çercas fuertes que llaman ‘pucaraes ’: donde mando meter su jente y serviçio. Y enbio mensajeros [a] aquellas jentes con grandes presentes, rogandoles que no le diesen guerra porque el no queria sino paz con condiçiones onestas y que en el sienpre hallarian fabor como en padre, y que no queria tomalles nada sino dalles de lo que traya; mas estas palabras tan blandas aprovecharon poco porque la respuesta que le dieron fue que luego de su tierra se saliese, donde no, que por fuerça lo echarian della. Y asi, en esquadrones vinieron para el Ynga, que muy enojado avia puesto su jente en canpaña; y dieron los enemigos en el de tal manera, que se afirma, si no fuera por la fortaleza que para se guareçer se avia hecho, lo llevaran y del todo punto ronpieran; mas conoçiendo el daño que reçibia, se retiro lo mejor que pudo al pucara, donde todos se metieron los que en el canpo no quedaron muertos o en poder de los enemigos presos"."