Citas de Pedro de Cieza de León

Cieza de León, Pedro de Crónica del Perú. Segunda Parte, El señorío de los Yngas, Edición, Prólogo y Notas Francesca Cantù, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1985
Regresar
Vilcas/willka/Aymara
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
42NULL"Y esto vemos claro porque yo e visto junto a Vilcas tres o quatro caminos; y aun una vez me perdi por el uno creyendo que yva por el que agora se usa; y a estos llaman al uno camino de Ynga Yupangue y al otro Topa Ynga, y al que agora se usa y usara para sienpre es el que mando hazer Guaynacapa, que allego çerca del rio Angasmayo al Norte y al Sur mucho adelante de lo que agora llamamos Chile; camino tan largo que avia de una parte a otra mas de mill y dozientas leguas"
56NULL"Por muy çierto se averigua de los reyes deste reyno en el tienpo de su señorio y reynado tuvieron en todas las cabeçeras de las provinçias -como eran Vilcas, Xauxa, Bonbon, Caxamalca , Guancabanba, Tomebanba, Lataqunga, Quito, Carangue; y por la otra parte del Cuzco, hazia el Mediodia, Hatuncana, Hatuncolla, Ayavire, Chuquabo, Chuquito, Paria, y otros que ban hasta Chile-..."
140NULL"Capitulo [XLVIII] "como el Ynga rebolbio sobre Vilcas y puso çerco en el peñol donde estavan hechos fuertes los enemigos"
140NULL"Bolviendo al proposito, como el Ynga tanto desease aver a las manos a los que estavan en el peñol, anduvo con su jente hasta llegar al rio de Vilcas. Los de la comarca, como supieron su estada alli, muchos vinieron a le ver haziendole grandes serviçios y formaron con e1 amistad y por su mandado començaron a hazer aposentos y edifiçios grandes en lo que agora llamamos Vilcas, quedando maestros del Cuzco para dar la traça y mostrar con la manera que avian de poner las piedras y losas en el edificio"
143NULL"[Y como se hobiesen holgado los] dias que le pareçio a Ynga Yupangue, / les hablo; como queria que fuesen a los Guancas y a los Yayos e sus vezinos a procurar de los traer en su amistad y serviçio sin guerra, y quando no, que dandosela, se diesen malla de los vençer y forçar que lo hiziesen. Respondieron todos que harian lo que mandava con gran boluntad. Fueron señalados capitanes de cada naçion y sobre todos fue por general Lloque Yupangue y con el, para consejo, Copa Yupangue; y avisandoles de lo que avian de hazer, salieron del Cuzco y caminaron hasta la provinçia de Andaguailas, adonde fueron bien reçibidos por los chancas; y salio con ellos un capitan, llamado Anco Allo, con copia de jente de aquella tierra para servir en la guerra del Ynga. De Andaguaylas fueron a Vilcas, adonde se estavan los aposentos y tenplo del Sol que Ynga Yupangue avia mandado hazer, y hablaron con todo amor a los que entendian en aquellas hobras. De Vilcas fueron por los pueblos de Guamanga, Açangaro, Parcos, Picoy, Acos y otros, los quales ya avian dado la obedençia al Ynga y proveian de bastimentos y de lo que mas tenian en sus pueblos y hazian el camino real que les hera mandado grande y muy ancho"
162NULL"Dexando en el Cuzco jente de guarniçion con los mitimaes y governador escojido entre los mas fieles amigos suyos, salio del llevando por su capitan general e consejero mayor a Capa Yupangue, su tio, no el que dio la guerra a los de Xauxa, porque este dizen que se ahorco por çierto enojo. Y como salio del Cuzco, anduvo hasta llegar a Vilcas, adonde estuvo algunos dias holgandose de ver el tenplo y aposentos que alli se avian hecho / y mando que sienpre estuviesen plateros labrando vasos y otras pieças y joyas para el tenplo y para su casa real de Vilcas"
138NULL"Avia enbiado Ynga Yupangue capitanes con jente por otras partes muchas a que allegasen las jentes a su serviçio con la mas blandura que pudiesen y a los soras enbio mensajeros sobre que no tomasen armas contra el, prometiendo de los tener en mucho sin les hazer agravio ni daño; mas no quisieron paz con servidunbre sino guerrear por no perder la libertad. Y asi, juntos unos con otros tuvieron la vatalla la qual -dizen los que tienen dello memoria- que fue muy reñida y que murieron muchos de anbas partes, mas quedando el canpo por los del Cuzco. Los que escaparon de ser muertos y presos fueron dando aullidos y gemidos a su pueblo adonde pusieron algund cobro en sus haziendas y, sacando sus mugeres, lo desanpararon y se fueron -segund es publico- a un peñol fuerte questa çerca del rio de Bilcas, adonde avia en lo alto muchas cuebas y agua por naturaleza. Y en este peñol se recojeron muchos honbres con sus mugeres e hijos por miedo del Ynga, proveyendose del mas bastimento que pudieron. Y no solos los soras se recojeron a este peñol, que de la comarca de Guamanga y del rio de Vilcas y de otras partes se juntaron con ellos, espantados de oyr quel Ynga queria ser solo señor de las jentes"