Citas de Pedro de Cieza de León

Cieza de León, Pedro de Crónica del Perú. Segunda Parte, El señorío de los Yngas, Edición, Prólogo y Notas Francesca Cantù, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1985
Regresar
Capac/qhapaq/Puquina
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
118NULL"Capac , que asi avia por nonbre, codiçioso del señorio, juntados sus aliados, en un dia questavan en el tenplo del Sol todos los mas de los orejones y entre ellos Ynga Roque, el governador del Ynga Viracocha, tomando las armas, publicando livertad del pueblo y que Viracoche Ynga no pudo aver el señorio, arremetieron para [el] lugarteniente e le mataron asi a el como a otros muchos, la sangre de los quales regava los altares donde estavan las aras e santuarios y la figura del Sol. Las mamaconas con los çaçerdotes salieron con gran ruydo, maldiziendo a los matadores, diziendo que tan gran pecado gran castigo mereqfa. De la çibdad acudio gran golpe de jente a ver lo que hera; y entendido, unos aprovando lo hecho, se juntaron con Capac ; otros pesandole, se pusieron en armas sin querer pasar por ello:..."
119NULL"Pues bolviendo a Capac el tirano, como ovo tomado la çibdad en si quiso salir en publico con la borla para por todos ser tenido por rey; mas como el primer ynpetu fue pasado y aquel furor con que los honbres, saliendo de su entero juyzio acometen grandes maldades, los mesmos que le ynçitaron a que se levantase, riendose de que quisiese la dinidad real, le ynjuriaron de palabra y le desanpararon, saliendo a encontrarse con el verdadero señor, a quien pidieron perdon por lo que avian cometido. A Capac no le faltava anino para llevar el negoçio adelante; mas, viendo la poca parte que era muy turvado por la mudança tan supita, maldezia a los que le avian engañado y a si propio por fiarse dellos; y por no ver con sus ojos al rey Ynga, castigo el mismo su hierro tomando ponçoña, [de] quel quentan que murio. Sus mugeres e hijos con otros parientes le ymitaron en la muerte."
119NULL"La nueva de todo esto yva a los reales del Ynga, el qual como llegase a la çibdad y entrase en ella, fue derecho al tenplo del Sol a hazer sacrifiçios. Los cuerpos de Capac y de los otros que se avian muerto mando que fuesen echados en los canpos para ser manjar de las aves; y buscados los participantes en la trayçion, fueron condenados a muerte. Entendido por los confederados y amigos de Viracoche Ynga lo çusedido, le enbiaron muchas enbaxadas con grandes presentes y ofreçimientos, congratulandose con el; y a estas enbaxadas respondio alegremente."
94NULL"Pues con la mas brevedad que pude escrevi lo que entendi [de] la governaçion y costunbres de los Yngas, quiero bolver con mi escritura a contar los que ovo desde Mango Capa hasta Guascar, como atras prometi. Y asi, deste como de otros no dan mucha notiçia los orejones, porque, a la verdad, hizieron pocas cosas; porque los ynventores de lo escrito y los mas valerosos de todos ellos fueron Ynga Yupangue y Topa Ynga, su hijo, y Guaynacapa, su nieto; aunque tanbien lo deve de causar la razon que ya tengo escrita, de ser estos los mas modernos. Luego pues que fue muerto Mango Capac y hechos por el los lloros generales y oçequias, Sinche Roca Ynga tomo la borla o corona con las çerimonias acostunbradas, procurando luego de alargar la casa del Sol y allegar asi la mas jente que pudo con halagos y grandes ofreçimientos, llamando, como ya se llamava, a la nueva poblaçion Cuzco"."