Citas de Pedro de Cieza de León

Cieza de León, Pedro de Crónica del Perú. Segunda Parte, El señorío de los Yngas, Edición, Prólogo y Notas Francesca Cantù, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1985
Regresar
Chacara / Chacaras/ch�kara/Quechua
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
26NULL"[A] los hijos que los señores avian en estas mugeres, despues que eran honbres mandavanles prove[e]r de canpos y eredades, que ellos llaman ‘chacaras’,..."
52NULL"Y quando no avia guerra, lo mas de todo lo comian y gastavan los proves, porque estando los reyes en el Cuzco, ellos tenian sus ‘anaconas’ -que es nonbre de criado perpetuo-, y tantos que bastavan a labrar sus heredades y chacaras y senbrar tanto mantenimiento que bastase, sin lo qual para su plato se traya de las comarcas sienpre, muchos corderos y aves, y pescado, y mayz, coca, rayces con todas las frutas que se cojen. Y tal horden avia en estos tributos que los naturales los pagaban, y los Yncas se hallavan tan poderosos / que no tenian guerra ninguna que se recreciese[n]."
57NULL"Y si los Yngas no cayeran en ponerlos y en que tuviesen los mitimaes, muchas vezes se levantaran los naturales y esimieran de si el mando real; pero con tantas jentes de guerra y con tan gran proveymiento de mantenimientos no podian, si en todos los unos y los otros no oviese trama de trayçion o levantamiento; lo qual avia pocas vezes, porque estos governadores que se ponian heran de gran cofiança y todos orejones y que los mas dellos tenian sus ‘chacaras’, que son heredades, en la comarca del Cuzco y sus casas y parientes; y si alguno no salia bastante para governar lo que tenia a cargo, luego le era quitado el mando y puesto otro en su lugar."
84NULL".... Las mugeres que sacrificavan yvan vestidas asimismo ricamente con sus ropas finas de colores y de pluma y sus topos de oro y sus cucharas y escudillas y platos, todo de oro, y chuspas de coca de avisca: y asi adereçadas, despues de que an bien vevido, les ahogavan y enterravan creyendo, ellas y los que las matavan, que yvan a servir a su diablo o Guanacaure. Y hazianse grandes va[i]les y cantares quando se hazian semejantes sacrifiçios questos. / Y tenia este ydolo, donde estava el oraculo, sus chacaras y anaconas y ganados y mamaconas y çaçerdotes que se aprovechan de lo mas dello."
85NULL"Sin estos tenplos se tuvo otro por tan estimado y frequentado como ellos, y mas, que avia por nonbre la Coropona, ques en la provinçia de Condesuyo, en un çerro muy grande, cubierto a la contina de nieve que ynvierno y verano no se quita jamas. Y los reyes del Peru con los mas prençipales del visitavan / este tenplo haziendo presentes y ofrendas como a los ya dichos. Y tienese por muy çierto que de los dones y capacocha que a este tenplo se le hizo, avia mucha suma de cargas de oro y plata y pedreria enterrado en partes que dello no se save y los yndios escondieron otra suma grande questava para serviçio del ydolo y de los çaçerdotes y mamaconas, que tanbien tenia muchos este tenplo y como avia tan grandes nieves no suven a lo alto ni saben atinar adonde estan tan grandes tesoros. Mucho ganado tenia este tenplo y chacaras y serviçio de yndios y anaconas."
180NULL"Su madre de Guaynacapa, señora prençipal, mujer y hermana que fue de Topa Ynga Yupangue, llamada Mama Ollo, dizen que fue de mucha prudençia y que aviso a su hijo de muchas cosas quella vio hazer a Topa Ynga, y que lo queria tanto que le rogo no se fuese a Quito ni a Chile hasta quella fuese muerta; y asi quentan que por le hazer plazer y obedeçer su mandado estuvo en el Cuzco sin salir hasta que ella murio, y fue enterrada con gran ponpa, metiendose en su sepoltura mucho tesoro y ropa fina y de sus mugeres y servidores. Los mas tesoros y casas de los Yngas muertos y eredades, que llaman ‘chacaras’, todo estava entero desde el primero, sin que ningund osase gastarlo ni tomarlo, porque ellos no tenian guerras ni neçesidades quel dinero oviese las de remediar..."
55NULL"No consentian que ninguno fuese haragan ni anduviese hurtando el travajo de otros, sino a todos mandavan travajar. Y asi cada senor, en algunos dias, yva a su chacara y tomava el arado en las manos y adereçava la tierra, travajando en otras cosas. Y aun los mismos Yngas lo hazian, puesto que era por dar buen exenplo de si, porque se avia de tener por entendido que no avia de aver ninguno tan rico que por serlo quisiese valdonar y afrentar al prove."