Citas de Pedro de Cieza de León

Cieza de León, Pedro de Crónica del Perú. Segunda Parte, El señorío de los Yngas, Edición, Prólogo y Notas Francesca Cantù, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1985
Regresar
Chimo/chimu/Mochica
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
169NULL"En el valle de Chimo dizen que tuvo rezia guerra con el señor de aquel valle, y que teniendo su vatalla estuvo en poco quedar el Ynga desvaratado de todo punto; mas, prevaleçiendo los suyos, ganaron el canpo y vençieron a los enemigos, a los quales Topa Ynga con su clemençia perdono, mandandoles a los que bivos quedaron / [que] en senbrar sus tierras entendiesen y no tomasen otra vez las armas para el ni para otros."
170NULL"Quedo en Chimo su delegado y los mas destos valles yvan con los tributos a Caxamalca y porque son aviles para labrar metales, muchos dellos fueron llevados al Cuzco y a las cabeçeras de las provinçias, donde labravan plata y oro en joyas, vasijas y vasos y lo que mas mandado les hera. De Chimo paso adelante el Ynga y en Parmonguilla mando hazer una fortaleza, que oy vemos, aunque muy gastada y desbaratada."
193NULL"Y dizen del que yendo por el hermoso valle de Chayanta, çerca de Chimo , ques [don]de agora esta la çibdad de Trujillo, estava un yndio viejo en un[a] sementera, y como oyo que pasava el rey por alli çerca, y que cojo [tres] o quatro pepinos y lo que con su tierra y todo se los llevo y le dixo: ‘Ancha ha tun apo mico canba’, que quiere dezir: ‘Muy gran señor, come tu esto’; y que delante de los señores y mas jente, tomo los pepinos y comiendo el uno dellos, dixo mirando a todos por agradar al viejo: ‘Xulluy ancha misqui cay’, que en nuestra lengua quiere dezir: ‘En verdad ques muy du[l]çe esto’, de que todos reçibieron grandisimo plazer. Pues pasando adelante, hizo en Chimo y en Guañape y en Guarmey, Guara, Lima y en los mas valles lo que / era servido que hiziesen. Y como llegase a Pachacama hizo grandes fiestas y muchos vayles y borracheras; y los çaçerdotes con sus mentiras le dezian las maldades que solian, ynventadas con su austuçia y aun algunas por boca del mismo demonio, que en aquellos tienpos es publico hablava a estos tales; y Guaynacapa les dio, a lo que dizen, mas de çien arrobas de oro y mill de plata y otras joyas y esmeraldas, con que se adorno mas de lo que estava el tenplo del Sol y el antiguo de Pachacama."