Citas de Pedro de Cieza de León

Cieza de León, Pedro de Crónica del Perú. Segunda Parte, El señorío de los Yngas, Edición, Prólogo y Notas Francesca Cantù, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1985
Regresar
Cochacaxa/qucha kasha/Quechua
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
130NULL"Estando las cosas del Cuzco desta manera, los chancas -como atras conte- avian vençido a los quichuas y ocupado la mayor parte de la provinçia de Andavaylas; y como estuviesen vitoriosos, oyendo lo que se dezia de la grandeza del Cuzco e su riqueza e la magestad de los Yngas, desearon de no estarse encojidos ni dexar de pasar adelante, ganando con las armas todo lo a ellos posible. Y luego hizieron grandes plegarias a sus dioses o demonios y dexando en Andavaylas, ques la que los españoles llaman Andaguaylas, questa encomendada a Diego Maldonado el rico, jente bastante para la defensa della, y con la que estava junta para la guerra, salio Hastu Guaraca y un hermano suyo muy vatiente, llamado Oma Guaraca, y partieron de su provinçia con muy gran sobervia camino del Cuzco, y anduvieron hasta llegar a Curanba, donde asentaron su real y hizieron gran daño en los naturales de la comarca. Mas como en aquellos tienpos muchos de los pueblos estuviesen en los altos y collados de las sierras, con grandes sercas, que llaman ‘pucaraes’, no se podia hazer muchas muertes ni querian cativos ni mas que robar los canpos. Y salieron de Curanba y fueron al aposento de Cochacaxa y al rio de Abancay destruyendo todo lo que hallavan; y asi se açercaron al Cuzco, adonde ya avia ydo la nueva de los enemigos que venian contra la çibdad;..."
137NULL"...Llegado al rio de Apurima, paso por la puente que se avia hecho y anduvo hasta los aposentos de Curaguaxi. De la comarca salian muchos honbres y mugeres y algunos señores y prençipales; y quando lo vian, quedavan espantados y llamivanle ‘Gran señor, hijo del Sol, monarca de todos’ y otros nonbres grandes. En este aposento dizen que dio a un capitan de los chancas, llamado Tupa Vasco, por muger una palla del Cuzco y que la tuvo en mucho. Pasando adelante el Ynga por el rio de Apurima y Cochacaxa, como los naturales de aquella parte estuviesen en los pucaraes fuertes y no tuviesen pueblos juntos, les mando que biviesen hordenadamente sin tener costunbre mala ni darse la muerte los unos a los otros."