Citas de Pedro de Cieza de León

Cieza de León, Pedro de Crónica del Perú. Segunda Parte, El señorío de los Yngas, Edición, Prólogo y Notas Francesca Cantù, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1985
Regresar
Collas/qulla/Aymara
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
68NULL"...pues esta claro que si el Enperador tiene un canpo en Ytalia y ay españoles y tudescos, borgo[ño]nes, flamencos, ytalianos, que cada naçion hablara en su lengua; -y por esto se usava en todo este reyno, lo primero, lo de las señales en las cabeças diferentes unas de otras, porque si eran yungas andavan arreboçados como jitanos, y si eran collas , tenian unos bonetes como hechura de morteros, hechos de lana, y si canas, tenian otros bonetones mayores y muy anchos; los cañares trayan unas coronas de palo delgado como aro de çedaço; los guancas unos ramales que les cayan por debaxo de la barba y los cavellos entrenchados; los chancas unas vendas anchas coloradas o negras por ensima de la frente; por manera que asi estos como todos los demas eran conoçidos por estas que tenian por ensinia, que era tan buena y clara que aunque oviera juntos quinientos mill honbres claramente se conoçieran los unos a los otros."
124NULL"Capitulo [XLII] de como Viracoche Ynga paso por las provinçias de los canchez y canas y anduvo hasta que entro en la comarca de los collas y lo que sucedio entre Cari y Çapana."
157NULL"...[en] el Collao y en las provinçias de los canches y canas le hizieron grandes reçebimientos con presentes ricos y le avian hecho, en lo que llaman Cacha, unos palaçios al modo de como ellos labran, bien vistosos. Los collas, como supieron que Topa Ynga venia contra ellos tan poderosos, buscaron fabores de sus vezinos y juntaronse los mas dellos con determinaçion de le aguardar en el canpo a le dar batalla. Quentan que tuvo de todo esto aviso Topa Ynga y como el era tan clemente, aunque conoçia la ventaja que tenia a los enemigos, les enbio de los canas, vezinos suyos, mensajeros que les avisasen como su deseo no era de con ellos tener enemistad ni castigallos conforme a lo mal que lo hizieron,..."
157NULL"Con esta enbaxada enbio un orejon con algunos presentes para los prençipales de los collas ; mas no presto nada ni quisieron su confederaçion, antes, la junta questava hecha, teniendo por capitanes los señores de los pueblos, se vinieron açercando adonde estava Topa Ynga. Y quentan todos que en el pueblo llamado Pucara se pusieron en un fuerte que alli hizieron;..."
158NULL"... y que como llego el Ynga, tuvieron su guerra con la grita que suelen y que al fin se dio vatalla entre unos y otros, en la qual murieron muchos de entranbas partes y los collas fueron vençidos y presos muchos, asi honbres como mujeres;...."
158NULL"...y fueranlo mas sy diera lugar a quel alcanse se siguiera; el Ynga, mas, estorvolo y a Cari, señor de Chuquito, hablo asperamente diziendole como avia ronpido la paz que puso su abuelo con Viracoche Ynga, y que no le queria matar, mas que lo enbiaria al Cuzco adonde seria castigado. Y asi a este como a otros de los presos mando llevar al Cuzco con guardas; y en señal de la vitoria que ovo de los collas en el lugar susodicho mando hazer grandes bultos de piedra y ronper por memoria un pedaço de una sierra y hazer otras cosas que oy dia quien fuere por aquel lugar vera y notara como hize yo, que paro dos dias por los ver y entender de rayz."
159NULL"Capitulo [LVI] de como los collas pidieron paz y como el Ynga se la otorgo y se bolvio al Cuzco."
159NULL"Los collas que escaparon de la vatalla dizen que muy espantados del acaeçimiento, se dieron mucha prieça a huyr, creyendo que los del Cuzco les yvan a las espaldas; y asi andavan con este miedo, bolviendo de en quando en quando los rostros a ver lo que ellos no vieron por lo aver estorvado el Ynga."
160NULL"Esto hecho, dixo que avian de pasar por una ley que queria hazer para que sienpre se supiese lo que por ellos avia sido hecho y era que no pudiesen jamas entrar en el Cuzco sino tantos mill honbres de toda su provinçia e mugeres so pena de muerte si mas osasen entrar de los dichos. Desto reçibieron pena, mas conçedieronlo como lo demas y es çierto que si avia collas en el Cuzco no osavan entrar otros si el numero estava conplido, hasta que salian; y si lo querian hazer, no podian, porque los poltalgueros y cojedores de tributos y guardas que avia para mirar lo que entrava y salia de la çibdad no lo permitian ni consentian;..."