Citas de Pedro de Cieza de León

Cieza de León, Pedro de Crónica del Perú. Segunda Parte, El señorío de los Yngas, Edición, Prólogo y Notas Francesca Cantù, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1985
Regresar
Guayaquil/wayakil/No identificada
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
190NULL"Desde estas tierras donde ya avia reformadose, afirman tanbien que enbio capitanes con jente, la que basto, aque viesen la costa de la mar lo que avia a la parte del Norte y que procurasen de atraer a su serviçio los naturales de Guayaquil e Puerto Viejo; y questos anduvieron por aquellas comarcas en las quales tuvieron guerras y algunas vatallas, y en unos cavos quedavan vençedores, en otras no del todo; y asi anduvieron hasta Col[l]ique, donde toparon con jentes que andavan desnudas y que comian carne umana y tenian las costunbres que oy tienen y usan los comarcanos al rio de San Juan, de donde dieron la buelta sin querer pasar adelante a dar aviso a su rey que con toda su jente avia allegado a los Cañares, adonde se holgo en estremo porque dizen naçer alli, y que hallo hechos grandes aposentos y tanbos y mucho proveymiento y enbio enbaxadas a que le viniesen a ver de las comarcas; y de muchos lugares le vinieron enbaxadores con presentes"."
192NULL"Unos de los orejones afirman que Guaynacapa desde el Quito bolvio al Cuzco por los llanos hasta Pachacama y otros que no, porque quedo en el Quito hasta que murio. En esto, ynquirido lo que es mas çierto, lo pondre conforme a como lo oy [a] algunos prençipales que se hallaron por sus personas con el en esta guerra; que dizen que estando en el Quito, le vinieron de muchas partes enbaxadores a congratularse con el en nonbre de sus tierras; y que teniendo ya bien domado, seguro y por muy paçifico a las provinçias de las serranias, / penso que seria bien hazer jornada a las provinçias de Puerto Viejo y lo que llamamos Guayaquil y a los Yungas; y tomando su consejo con sus capitanes y prençipales, aprovaron su pensamiento y aconsejaron que lo pusiese por obra. Quedaron en el Quito muchas de sus jentes; con la que convino, salio y entro por aquellas tierras en donde tuvo con algunos moradores dellas algunas refriegas; pero al fin, unas y otras quedaron en su serviçio y puesto en ellas governadores y mitimaes"."