Citas de Francisco Falcón

Regresar
Grafía en textoNormalizaciónLengua
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
5"La tierra que los Christianos llamaron Perú y la que el Emperador Rey nuestro señor Don Carlos V, que es el primer rey y señor de cristianos que la posee, llama Perú en sus reales provisiones, es muy grande y extendida, porque en ella, como parece en la provisión que a Juan de Sámamo hizo de la escribanía de la tierra del Perú, entra en la Gobernación de Popayán, que hasta este año de mil y quinientos y cincuenta y uno gobierna por Su Magestad el adelantado Don Sebastián de Belalcáçar, que en nombre de Su Magestad la pacificó y pobló de cristianos."
31"Y así, le sacrificaban sangre humana y otros animales y tenía aquella gente tan gran devoción en aquel templo, que los más señores y personas principales de aquellos llanos se mandaban llevar a enterrar en el circuito de aquel templo y, así, hoy día hay en mucho campo alderredor de aquel edificio gran muchedumbre de montones de huesos que españoles han desenterrado buscando las riquezas con que se habían enterrado así de oro como plata y esmeraldas."
37"Hasta que un hombre que, según dicen, salió de hacia una laguna muy grande que está en una provincia que dicen del Collao y fue juntando gente y señoreando mucha parte de la tierra y éste fue el primer Inga (que es como si dixéremos gran Señor) que en aquella tierra hubo y de allí descendieron los que toda aquella tierra sojuzgaron, el cual y los que de él descendieron hasta que los [e]spañoles en aquella tierra entraron, dicen que fueron seis o siete, cuyo apellido fue Topa Inga, porque debía ser el Topa el apellido de aquel primero Inga de la dignidad, aunque los indios de aquel primero llamaron Viracocha, que quiere decir hombre nacido de la [e]spuma del agua, imaginando que había sido engendrado de aquella laguna."
36"Estas mujeres en todas las casas, fuera de las supersticiones que en acatamiento del sol hacían, no entendían sino en hacer ropas y cosas para el Inga, que era el supremo señor de la tierra, como para hijo del sol, que como a tal lo veneraban."
"36-"Tenían grandes tierras y de lo más fértil dedicadas para coger maíz, que es el pan de aquella tierra, para el sol; y labrábanlas y cogíanlas de común con gran cuidado y tanta observancia, que cuando [interl: se; tach.:la] labraban, si se hallaba presente al empeçar a labrar alguna de aquellas tierras del Inga, había de ser él que el primer surco había de dar; y si él no se hallaba presente, dábale el más principal señor que allí se hallaba; y el maíz que de estas tierras se cogía se ponía en casas que para ello cerca de las tierras tenían hechas en el campo."