Citas de Francisco Falcón

Representación hecha por el Licenciado Falcón en Concilio Provincial sobre los daños y molestias que se hacen a los indios”, en Los pequeños grandes libros de historia americana, Introd., Notas y Comentarios de Francisco A. Loayza, Serie I, Tomo X, Lima, 1946
Regresar
Grafía en textoNormalizaciónLengua
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
SeñorCastellano
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
136NULL"Así mesmo hizo contar los ganados y dio parte dellos a estos señores y curacas, conforme a la calidad de cada uno y a los indios comunes que estaban en tierras donde se criaba bien este ganado. También les dió a una y a dos y a tres y más cabezas y reservó para sí parte de todo el ganado y entrególa por las provincias e hizo poner indios para la guarda dello, y en cada provincia un principal, que tenía cargo de mandar a los pastores y tomarles cuentas. Así mesmo hizo amojonar todas las tierras y pastos y declarar cuyas eran y ponerlo por cuenta, para que no pudiesen haber sobre ellas pleitos ni diferencias, que había muchas a causa de que en cada provincia había un gran señor, y el que más podía, quitaba a otros sus tierras y pastos; y en todas las provincias, y en los pueblos principales, hizo señalar tierras para el sol y para las guacas y para él, y puso en todas ellas indios; que las guardasen, y tuviesen cuentas con hacerlas labrar, beneficiar y coger y guardar el fruto dellos."
134NULL"Cuando los Ingas conquistaron esta tierra, se enseñorearon della a su voluntad como señores soberanos, y siempre se iban ayudando de los naturales de las tierras que conquistaban, por lo cual no los trataban como a esclavos, ni les tomaban sus tierras ni haciendas, sino como a vasallos, y también que no se hallara que ningún señor haya tratado a sus vasallos mejor ni más a gusto y provecho dellos, fuera de algunas cosas tocantes a matrimonio y otras cosas de religión, porque él y todos ellos estaban engañados en ella, lo cual era en esta manera."
130NULL"En Castilla, donde por particulares concesiones o por antigua costumbre, hay muchas tierras que son dehesas y no pasto común, y de derecho en los pastos se ha de guardar la costumbre, es cosa muy desigual y contra la razón que los pastos sean comunes entre los españoles e indios, pues los españoles quieren gozar de los pastos de todas las tierras de los indios, y los indios no han de ir a Castilla a gozar de los pastos; y aun entre los vecinos de un pueblo que tienen los pastos comunes, no se consiente que los poderosos o los ricos tengan mucha cantidad de ganado en los pastos comunes, y se les tasa el número que pueden tener, y por gran cosa se da a los señores de los pueblos que puedan tener doblado el número de ganados que otro vecino."
137NULL"En fin, como quieran que las tierras se pastan, son de los vecinos de aquel pueblo, y decir que por esto se pueden dar a otros, es sin fundamento, y está claro que los indios eran señores de sus tierras, porque si no lo fueran, no había para qué traer pleitos ni diferencias sobre ellas, y consta por muchos procesos que en tiempos de los Ingas se trujeron muchos pleitos sobre ellas y sobre términos y pastos y salinas, que el Inga enviaba jueces a averiguarlo y a poner mojones."
134-NULL"Hacía contar todos los indios e indias por sus edades, y puso en el Cuzco que era cabeza, cuatro jueces que llamaban Apocunas que eran como de su Consejo, para cuatro partes deste reino en que lo dividió, cada uno en Chincha-suyo, y otro para Colla-suyo, y otro para Conde-suyo, y otro para Ande-suyo. Inferiores a estos puso otros jueces que llamaban hunos, que eran señores de diez mil indios, y otros curacas a cinco mil indios, y otros de mil, y otros de quinientos, y otros de a ciento, y otros de cincuenta, y otros de diez sujetos por la orden del número unos a otros, hasta parar en el Inga, que era Monarca. Los señores, los cuatros Apocunas y hunos no se heredaban, sino que los daba el Inga a capitanes y curacas y gente principal que lo merecía por valentía o reputación y prudencia y servicios que le habían hecho; aunque si los hijos destos tenían méritos y edad y habilidad, se los daban. Los demás eran señores que los Ingas hallaron y los dejaron en sus señoríos y algunos les añadieron más y a otros les quitaron de lo que tenían y dieron a otros de aquellas provincias, deudos destos señores. Si los hijos eran hábiles y de edad, siempre sucedían en los cacicazgos, y si el mayor no era hábil y con edad, sucedía el hermano del curaca muerto y lo tenía mientras vivía, y muerto éste, no sucedía su hijo, sino el sobrino deste, que había de heredar si fuera hábil y de edad. Esto en todos los curacas, los cuales proveía él o los dichos señores por su mandado, excepto los curacas de cien indios que llamaban pachacas, y de menos porque éstos proveían los caciques de mil indios, a quienes eran sujetos con consentimiento y aprobación de los caciques más principales, y no se los podían quitar mientras vivían, sino era por gran delito, y sucedían sus hijos como los demás."
132NULL"Lo octavo, se infiere que no se puede echar a los indios más tributos de los que sus señores les echaban en tiempo de su infidelidad, como Su Majestad lo tienen mandado por nueva ley, y muchas provisiones y cédulas que en declaración della ha dado muy justas, y cristianamente; en lo cual ha habido y hay grande exceso porque los naturales destos reinos son compelidos a pagar mucho más tributo que en tiempo delos Ingas[. . .]"
125-NULL"Lo segundo, se infiere que todos los señoríos, haciendas y rentas que se han tomado a los que los tenían, se deben restituir a cuyos eran, en cuanto no les han de ser dañosos, ni impedimento para el gobierno destos reinos y para la instrucción y conversión destos indios en las cosas de nuestra santa fe católica; y que muy justa y cristianamente ha proveído Su Majestad que a todos los señores y caciques se les devuelva enteramente sus señoríos y cacicazgos; y ésto debería ser, aunque estuviesen encomendados en diferentes encomenderos; pues podría tributar el cacique a cada encomendero con los tributos de los indios que tiene encomendados, acudiéndole a él con ellos como señor principal; y en cuánto peligro están los que lo pueden hacer y no lo hacen y lo impiden, y cuán bien ha proveído Su Majestad que se dé a los parientes de los Ingas con qué puedan vivir y sustentarse conforme a su calidad, y cuán justo sería que se pusiese por obra."
139-NULL"Los demás indios que quedaban hacían las chácaras del Inga y de los señores y las suyas propias, y las cogían y las ponían en los depósitos y entendían en las demás obras públicas que se ofrecían. Ayudaban a hacer y reparar los templos reales y los caminos y los malos pasos, y las puentes y casas y cercados y edificios del Inga y de los señores, y curacas y llevar las cargas donde se lo mandaban. Los indios oficiales camayoc hacían las chácaras de sus principales y sus casas y le acompañaban algunos dellos, y los indios daban leña y paja a sus curacas. Así mesmo dio a todos los dichos señores y curacas y criados que les sirviesen, conforme al número de los que cada uno tenía, debajo de su mando, a razón del uno por ciento al huno, y al curaca de guaranga y al de pachaca aunque a algunos daba como premio de servicio que le hacía el cual dicho servicio de indios era exento del trabajo y servicio para el Inga. Demás de los indios que daban las provincias y pueblos para todo lo susodicho, sembraban y beneficiaban todas las chácaras y heredades del Inga y de los señores susodichos y curacas todos los indios de las comunidades; auccamayos que en su lengua quiere decir gente de guerra, o más propiamente de armas; y las empleaban en hacer todo lo susodicho y lo hacían en esta manera: que si acaso el mesmo Inga u otro señor se hallaba presente a arar o beneficiar las chácaras del Sol, o de las guacas o suyas, era él el primero que ponía mano en la labor con una taclla de oro que para ello le llevaban, y así todos los señores y principales que con él iban, y él lo dejaba."
140NULL"Luego iban dejándolo por su orden todos los dichos señores y principales y todos se ausentaban con él a hacer sus banquetes y fiestas, que en aquellos días eran muy principales, y en el trabajo quedaban solo los curacas de pachaca, que trabajaban un rato más y entendían en mandar y estaban presentes mandando, y los que trabajaban todo el día eran los curacas de cincuenta y de diez, y los indios comunes que no tenían cargo ni oficio, los cuales partían entre sí por rayas que ellos llaman suyos, lo que a cada uno, sus hijos y mujer y gente de su casa para que le ayudasen, y el que tenía muchos que le ayudasen, acababa presto y éste se llamaba hombre rico. Y el que no tenía quién le ayudase, era pobre y estaba más tiempo trabajando, y por esta orden mesma lo hacían cualquiera de los señores y curacas susodichos, empezando el más principal, y dejándolo como está dicho. Y conócese claramente que ninguno de los curacas de pachaca ni demás indios tributaban corporalmente, más que en mandar, porque a éstos no se les daba su suyo ni se les dá hasta hoy en día."
142NULL"Luego que el Inga recibía lo que así le llevaban, que, como está dicho, era ya suyo porque se había labrado y beneficiado para él, y ninguno le daba cosa alguna de su hacienda ni lo que della cogía; mandaba dar al que se lo llevaba algunos vasos de oro y plata o madera, conforme a quien era; y dábale de la ropa que llevaba o de otra parte por le hacer más merced y favor, conforme a quien era, y mandaba que de la ropa y otras cosas de aquella provincia, se diese a los señores y curacas y principales a cada uno según su estado y calidad."
143NULL"Mas la ropa rica y buena de cumbi fino que los caciques tenían, no la podían hacer ni hacían otros sino para el Inga, y él la daba a los señores y caciques; y demás desto en muchas fiestas que hacía entre año, que ellos llamaban rayme, daba a todos los señores y caciques camisetas de oro y plata y vasos de oro y plata y collares y brazaletes y otras joyas de algunas esmeraldas y turquesas y otras piedras."
132NULL"Para que se entienda que los tributos que los indios pagan, son mayores de los que pagaban en tiempos de los Ingas, y los trabajos que agora tienen son mayores y mayores los daños, presupongo que en tiempo de los Ingas ningún indio era compelido a dar al Inga ni a otro señor cosa alguna de su hacienda; sólo les compelía a labrarle las tierras que estaban señaladas para él, y guardarle sus ganados y hacer en su servicio, y de sus jueces y de sus curacas cada uno el oficio que sabía, como labrar ropa y hacer edificios, o laborar minas de todos los metales, y hacer vasos de oro y plata y cosas de madera y loza, o en guardarle los frutos de sus heredades y ganado."
134NULL"Poniendo esto más en particular, como cosa que tanto importa conocer lo susodicho, y que se entiende como algunos, que han sacado relación desto, aunque en todo lo más del fecho dicen la verdad, se engañaron en todo lo que del hecho infieren, cegados con el interés que pretendieron, dejando aparte otras cosas que no tocan a esta materia, pongo la manera siguiente de tributar al Inga y a los demás señores y caciques, por lo cual parecerá claramente qué personas fueron tributarias y lo deben ser hoy, y en que cosas deben tributar, y cómo los indios tributan hoy mucho más cosas que en tiempo del Inga, y muchos que no deben ser tributarios."
147NULL"Primeramente no se han de contar por tributarios, por la dicha razón, todos los que sirven y han servido a los señores y curacas, que son, como está dicho, de ciento; ni uno de sus sujetos, que contando todos los superiores que tienen, vienen a salir ordinariamente tres o cuatro de cada ciento, y no se haciendo así, los señores la gente común reciben agravio."
144NULL"Primeramente, han recibido y reciben agravio en les haber tomado y quitado su señorío y dejado aparte al soberano señor; por lo que está dicho se han consumido los señoríos de los Apocunas y hunos, que aunque se diga que por la mudanza que ha habido y que hay del gobierno no son necesarios, sería justo que en recompensa dellos se les diese algunas otras cosas o les hiciesen mercedes, y está claro que en no hacerse esto, reciben agravio, como lo recibirían en Castilla si los oficios de justicia y de la casa del Rey se diesen a extranjeros. Y así mesmo han recibido agravios en haberse quitado a muchos caciques y señores la mayor parte de sus señoríos, por haberse encomendado en partes a diferentes encomenderos, y aunque está mandado se remedie, no se hace."
145-NULL"Y así, de veinte y cinco años hasta cincuenta, poco más o menos, porque esto no se puede negar que es arbitrario, y de éstos se han de sacar todos los señores y curacas y principales, hasta los de pachaca, que son curacas, de cien indios; de manera que sólo quedan los principales de cincuenta y de diez y de menos indios y la gente común. Y los que dicen que los caciques habían de pagar más tributos, porque son más ricos, aunque se pudieran mover con buen celo, está claro que se engañan, porque demás de que son gente noble, pues a ellos les pagan tributo para que se sustenten como señores; si los contasen como tributarios sería necesario que la gente común que les paga tributo con que ellos se sustenten, conforme a sus estado, les pagasen aquellos más, y así cargarían sobre los pobres en especial, que como está presupuesto, ellos sirven y trabajan en la administración de sus oficios, y así tributan más que los otros. También se han de sacar los hijos de todos estos señores y curacas hasta los hijos de caciques de guaranga, porque como gente principal que era y es noble entre ellos, ninguno trabaja corporalmente y servían cargos y oficios honrosos, por los cuales les tributaban, y no es bastante causa decir que se han de tributar, porque ya no sirven en aquellos oficios, ni es justo que de un agravio o daño que reciben en haberles quitado aquellos oficios, que de ellos sacaban provecho y honra, se les siga otro mayor, que es quedar pecheros y tributarios, y esto es una cosa en que se debe mirar mucho, porque demás del agravio, conocidamente causa gran descontento en la gente principal, y soy informado que éstos, aunque no tuviesen cargos, eran honrados y respetados."
128NULL"Y aunque se concediese que Su Majestad puede dar las tierras destos reinos, como las de Castilla, a los españoles, por muchas leyes tienen declarado, que no quiere que se quiten a los naturales sus haciendas y que estas tierras sean destos naturales, demás de que los hallamos en ellas, por lo cual se presume ser suyas; y que ellos o sus pasados las ocuparon, cuando estaban sin señor, por lo cual las hicieron suyas; y las que Su Majestad da en Castilla son tierras vacías y despobladas, y aquí se dan y se han dado tierras labradas y que se conoce haber tenido y tiene señor. Todas las tierras deste reino están en términos de pueblos de indios, y de derecho y de leyes del reino de Castilla; cuando el Príncipe señala a un pueblo términos, es visto darle todas las tierras que se incluyen en los términos que le señala, y no las puede dar a otros, por haberlas ya dado a los pueblos en cuyos términos están."
125NULL"Y en cuanto al segundo título, de la concesión que el Papa Alejandro VI hizo a los Reyes de Castilla, es cosa conocida que por ella, no se les concedió poder hacer guerra, sino en los casos que de derecho se puede hacer; ni menos se les concedieron los señoríos ni haciendas de los naturales destas partes. Y aunque en ellas se dice que los hace señores destas partes y les concede todas las tierras y jurisdicciones dellas, aquello se ha de entender sobre los señoríos que los señores destas partes tenían en ella a manera de Imperio, para efecto de la predicación del Evangelio; por lo cual, no seles quitó a los dichos señores ni a sus sucesores legítimos el señorío que tenían en ellas, ni sus haciendas a ellos y a todos los demás, ni se les pudo quitar, ni es de creer que tal fuese la intención del Papa. Deste presupuesto se sigue: Lo primero, que si los señores destos reinos o sus sucesores y los mesmos reinos viniesen a estado, como podrían venir y vendrán, con la ayuda de Dios, que se creyese dellos que los que querrían y sabrían y podrían gobernar justa y cristianamente, se les ha de restituir."