Citas de Francisco Falcón

Regresar
Grafía en textoNormalizaciónLengua
Cusco / Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cusco / Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cusco / Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cusco / Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cusco / Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cusco / Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cusco / Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cusco / Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
126NULL"Estas casas son unas para el sacrificio del sol, otras del Cusco viejo, padre de Atabaliba. El sacrificio que hacen es de ovejas, y hacen chicha para verter por el suelo. Hay otra casa de mujeres en cada pueblo de estos principales, asimismo guardadas, que están recogidas de los caciques comarcanos, para cuando pasa el señor de la tierra sacan de allí las mejores para presentárselas; y sacadas aquéllas meten otras tantas. También tienen cargos de hacer chicha para cuando pasa la gente de guerra. De estas casas sacaban indias que nos presentaban."
127NULL"Toda esta tierra de los llanos y mucha más adelante no tributa al Cusco, sino a la mezquita. El obispo de ella estaba con el gobernador en Caxamalca: habíale mandado otro buhío de oro, como el que Atabaliba mandó. A este propósito el gobernador me envió ir a dar priesa para que se llevase. Llegado a la mezquita y aposentados, pregunté por el oro y negáronmelo que no lo había: hízose alguna diligencia, y no se pudo hallar."
128NULL"En este pueblo supe que un capitán y principal de Atabaliba estaba veinte leguas de nosotros en un pueblo que dice Xauxa: enviéle a llamar que me viniese a ver, y respondió que yo me fuese camino de Caxamalca, que él saldría por otro camino a juntarse conmigo. Sabido por el gobernador que el capitán estaba de paz y quería ir conmigo, escribióme que volviese, y envió tres cristianos al Cusco, que es cincuenta leguas más delante de Xauxa, a tomar la posesión y ver la tierra."
129NULL"Yo le envié mensajeros para que estuviese quedo y no tuviese temor; hallé allí un negro que había ido con los cristianos que iban al Cusco, y díjome que aquellos temores eran fingidos, porque el capitán tenía mucha gente y muy buena, y que en presencia de los cristianos la habían contado por sus nudos, y que había hallado treinta y cinco mil indios."
130NULL"Venidos a Caxamalca, y dicho al gobernador lo que se había hecho, me mandó ir a España a hacer relación a Su Majestad de esto y de otras cosas que convienen a su servicio. Sacóse del montón del oro cien mil castellanos para Su Majestad en cuenta de sus quintos. Otro día de cómo partí de Caxamalca, llegaron los cristianos que habían ido al Cusco, y trajeron millón y medio de oro."
120NULL"A la mitad del camino vinieron mensajeros de Atabaliba, y trajeron al gobernador comida, y dijeron que Atabaliba le esperaba en Caxamalca, que quería ser su amigo, y que le hacía saber que sus capitanes que había enviado a la del Cuzco su hermano, le traían preso y que serían en Caxamalca dende en dos días, y que toda la tierra de su padre estaba ya por él. El gobernador le envió decir que holgaba mucho de ello, y que si algún señor había que no le quería dar la obediencia, que él le ayudaría a sojuzgarle."
120NULL"Después que de aquella tierra vino Isasaga, de quien vuestras mercedes se informarían de lo hasta allí acaecido, el gobernador fundó en nombre de Su Majestad un pueblo cerca de la costa, que se llama San Miguel, veinticinco leguas de aquel cabo de Túmbez. Dejados allí los vecinos y partidos los indios que había en la comarca del pueblo, se partió con sesenta de caballo y noventa peones, que estaba en él Atabaliba hijo del Cuzco viejo y hermano del que al presente era señor de la tierra: y entre los dos hermanos había muy cruda guerra, y aquel Atabaliba le había venido ganando la guerra hasta allí que hay desde donde partió ciento cincuenta leguas."
124NULL"Preguntando a Atabaliba por que había echado el libro y mostrado tanta soberbia, dijo que aquel capitán suyo, que había venido a hablar al gobernador, le había dicho que los cristianos no eran hombres de guerra, y que los caballos se desensillaban de noche, y que con doscientos indios que le diese, se los ataría a todos; y que este capitán y el cacique que arriba he dicho de San Miguel, le engañaron. Preguntóle el gobernador por su hermano del Cuzco: dijo que otro día allegaría allí, que le traían preso, y que sus capitanes quedaban con la gente en el pueblo del Cuzco. Y según después pareció dijo verdad en todo, salvo que a su hermano lo envió a matar, con temor que el gobernador le restituyese en su señorío."