Citas de Francisco Falcón

Regresar
Grafía en textoNormalizaciónLengua
Mezquita---Árabe
Mezquita---Árabe
Mezquita---Árabe
Mezquita---Árabe
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
125NULL"A este pueblo me llegó licencia del gobernador para que fuese a una mezquita, de que teníamos noticia, que estaba cien leguas de la costa de la mar, en un pueblo que se dice Pachacama: tardamos en llegar a ella veintidós días; los quince días fuimos por la sierra, y los otros por la costa de la mar."
126NULL"Llegados a los llanos, que es en la costa, es otra manera de gente más bruta, no tan bien tratados, mas de mucha gente. Asimismo tienen casas de mujeres y todo lo demás, como los pueblos de la sierra. Nunca nos quisieron decir de la mezquita: que tenían en sí ordenados que todos los que nos dijesen, habían de morir; pero como teníamos noticia que era en la costa, seguimos el camino real hasta ir a dar en ella. El camino va muy ancho, tapiado de una banda y de otra. A trechos casas de aposento hechas en él, que quedaron de cuando el Cusco pasó por aquella tierra. Hay poblaciones muy grandes: las casas de los indios de cañizos; las de los caciques de tapia, y ramadas por coberturas, porque en aquella tierra no llueve. Desde el pueblo de San Miguel hasta aquella mezquita habrá ciento setenta o ciento ochenta leguas por la costa de la tierra muy poblada."
127NULL"Toda esta tierra de los llanos y mucha más adelante no tributa al Cusco, sino a la mezquita. El obispo de ella estaba con el gobernador en Caxamalca: habíale mandado otro buhío de oro, como el que Atabaliba mandó. A este propósito el gobernador me envió ir a dar priesa para que se llevase. Llegado a la mezquita y aposentados, pregunté por el oro y negáronmelo que no lo había: hízose alguna diligencia, y no se pudo hallar. Los caciques comarcanos me vinieron a ver y trajeron presente; y allí en la mezquita se halló algún oro podrido que dejaron, cuando escondieron lo demás: de todo se juntó ochenta y cinco mil castellanos y tres mil marcos de plata. Este pueblo de la mezquita (es) de muy grandes cercados y corrales: fuera de ella está otro cercado grande, que por una puerta se sirve la mezquita. En este cercado están las casas de las mujeres, que dicen ser mujeres del diablo, y aquí están los silos, donde están guardados los depósitos del oro. Aquí no entra nadie donde estas mujeres están: hacen sus sacrificios como las que están en las otras casas del sol, que arriba he dicho. Para entrar en el primer patio de la mezquita, han de ayunar veinte días: para subir al patio de arriba, han de haber ayunado un año: en este patio de arriba suele estar el obispo: cuando suben algunos mensajeros de caciques que han ayunado su año, a pedir al dios que les dé maíz y buenos temporales, hallan el obispo cubierta la cabeza y sentado."
128NULL"Esta mezquita es tan temida de todos los indios, que si alguno de aquellos servidores del diablo le pidiese cuanto tuviese y no lo diese, había de morir luego. Y según parece los indios no adoran a este diablo por devoción sino por temor: que a mí me decíanlos caciques que hasta entonces había servido aquella mezquita porque le habían miedo, que ya no había miedo sino a nosotros, que a nosotros querían servir."