Citas de Molina

"Relación de las fábulas y ritos de los Ingas”, [ca 1573-1580], en Fábulas y mitos de los incas, Eds. Henrique Urbano y Pierre Duviols, Historia 16, Madrid, 1989
Regresar
Grafía en textoNormalizaciónLengua
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Cuzco/qusqu/Aymara y Puquina
Texto pag NoManuscrito Folio NoCita
75NULLLos que yban a la parte de Contisuyo heran de las generaciones siguientes: Raurapanaca aillu y Chinapanaca aillu y Mascapanaca aillu y Quesco ayllu, y éstos las allegavan a Churicalla, que es dos leguas del Cuzco, y allí las entregavan a los de Tantar, que es quatro leguas del Cuzco y aquéllos las llevavan al río de Cusibamba, que es adonde los frailes de la Merced tienen una viña, que es siete leguas del Cuzco; y allí se bañavan y lavavan las armas.
75NULLY quando empeçava la vocería en el Cuzco salían todas las jentes de los sitios grandes como pequeños, a sus puertas, dando boces, sacudiendo las mantas y llicllas diciendo: 'vaya el mal fuera'".
77NULLY luego, como a las ocho o nueve del día, el Ynca, señor principal, con su muger y jente cortesana de su Consejo que en su tenía, salía a la plaça principal del Cuzco lo más ricamente adereçados que podían
93NULLY así repartido el dicho ganad, matavan en gran cantidad para comer en aquel día, y luego entrava en la plaza grandísima cantidad de chicha, la queal estava hecha de muy atrás y en las bodegas que tenían para ello dedicadas la qual se hacía de maíz blanco coxido en el valle del Cuzco.
96NULLy así los que avían de bolver a sus tierras pedían licencia al Hacedor, al Sol, al Trueno y al Ynca, los quales se la concedían con que dejasen en el Cuzco
97NULLAl mes de septiembre llamavan Omacrayma. Llamávanle así porque los yndios de Omo, que es dos leguas del Cuzco, hacían la fiesta del Guarachillo que es quando armavan cavalleros a los mançevos y les oradavan las orejas como en su lugar se dirá.
97NULLEn el Cuzco, las mugeres que tenían hijos a quien obiesen de oradar las orejas y hacer Guarachico, entendían en hilar las ropas que se avían de vestir sus hijos el día de la fiesta del Guarachico.
97NULLY en el Cuzco entendían en hacer gran cantidad de chicha para la fiesta que se avía de hacer llamada Capac Raymi; llamavan a este modo de hacer chicha: cantaray.
102NULLAcavado el dicho taqui se levantavan y venían al Cuzco, donde les salía al camino un pastor, de los que tenían a cargo cierto ganado llamado rayminapa, que para esta fiesta tenían dedicado
102NULLVenían por sus parcialidades y aillos toda la jente hasta allegar al Cuzco, trayendo los que se avían armado cavalleros, las guaracas en la caveça y los manojos de paja en las manos; y así allegados a la plaza hacían adoración a las guacas ya dichas.
102NULLY a los catorce días del dicho mes, salían a la plaza del Cuzco Huacaypata, todos los mancevos que se avían empeçado armar cavalleros con sus padres y parientes cada uno.
104NULLConcluydo lo qual se salían de la plaza por sus parcialidades, cada uno en los de su generación, e yban a dormir a un despoblado que se llama Rauraua, que será una legua del Cuzco.
104NULLy así yban caminando hasta llegar al cerro llamado Anaguarque, que será dos leguas del Cuzco, a dar a la guaca que en lo alto del cerro estava, llamada del dicho nombre. Hera guaca de los yndios del pueblo de Choco y Cachona.
106NULLConcluydo lo qual que sería ya ora de vísperas, todos por su horden se levantavan para bolver a Cuzco, todos por su horden, trayendo por delante el suntur paucar y el carnero rayminapa, en lugar de las insinias reales.
106NULLY así por su horden llegavan al Cuzco a la plaza llamada Haucaypata, ado estava la figura o estatua del Hacedor, Sol y Trueno y Luna, y el Ynca asentado junto a la estatua del Sol, con los de su corte
106NULLY aquella noche se quedavan a dormir al pie del cerro en un lugar llamado Guamancancha; y a la mañana, al amanecer se levantavan y suvían al cerro llamado Yauira, como dicho es, que está media legua del Cuzco
107NULLY después de acavado el taqui, venían por su horden caminando al Cuzco trayendo por delante a manera de bandera o guión, el suntur paucar, y el dicho carnero vestido, como dicho es.
107NULLYnstituyó esta fiesta Manco Capac, las quales cerimonias hizo hacer a Sinchi Roca, su hijo como en la Historia de los Yncas ya dijimos; y así llegados a la plaza del Cuzco, hacían la mocha y adoración a las guacas ya dichas y a la saçón ya los sacerdotes dellas las avían sacado a la plaza
109NULLse yban a bañar a una fuente llamada Calixpuquio, que está detrás de la fortaleza del Cuzco, casi un quarto de legua, adonde se quitauan aquellas uestiduras con que se avían armado cavalleros
110NULLA los veinte y tres días del dicho mes, llevavan la estatua del Sol llamada Huayna Punchao a las casas del Sol llamadas Puquin, que abrá tres tiros de arcabuz, poco más del Cuzco.
112NULLY aquella noche entendían en haçer el dicho bayle y taqui llamado yaguayra, por todas las calles y quadras del Cuzco desde que anochecía hasta que amanecía, y a la mañana sacavan los que a cargo tenían las guacas del Hacedor, Sol y Trueno, y los cuerpos muertos a la plaza, do los ponían en sus lugares, y el Ynga salía a ponerse en el suyo porque hera junto al Sol.
114NULLY el día siguiente que hera a los diez y nueve del dicho mes, salían a la plaça del Cuzco llamada Haucaypata, como dicho es, el Ynca y toda la demás jente, y asimismo sacavan todas las demás guacas y los cuerpos de los muertos embalsamados, do echa la revencia acostumbrada, empeçavan a hacer el sacrificio llamado Moyucati>/italic>
115NULLEn el Cuzco por medio dél, pasa un río pequeño llamado Capimayo y Guacapancomayo, el qual baxa de unas quebradas que están en lo alto del Cuzco hacían en él unas represas a trechos del agua para tenerla represada, no obstante que hera ynvierno, para que con más fuerça llevase los sacrificios que en él se avían de hechar.
115NULLEstavan de la una parte y de la otra, mucha jente, al remate de la ciudad del Cuzco, en un lugar que llaman Pomapichupa, adonde hechavan los dichos sacrificios.
115-NULLen echando los sacrificios en el río, el Ynca señor, que presente estava, les mandava fuesen con el dicho sacrificio hasta Ollantaytambo, que con el rodeo que llevavan, será del Cuzco diez leguas.
118NULLy luego, por su horden, trayan el maíz de las chácaras del Hacedor, Sol, Luna y Trueno e Ynga y Guanacauri, y de todos los señores muertos. Trayanlo en unos costales pequeños con un cantar llamado araui, con unos vestidos galanos y andavan a traer el dicho maiz toda la demás jente del Cuzco, ecepto el primer día, que lo trayan los moços armados cavalleros.
121NULLy después de estar todo junto, se asentava en la plaza de Aucaypata el Ynga, que es la plaza grande del Cuzco
122NULLLa jente del Cuzco llevavan los sacrificios ya dichos hasta Sacalpina, que será una legua del Cuzco y ado los recevían los yndios de Ansa.
122NULLy así en todas las guacas principales de todas las provincias, se hacían el dicho sacrificio y ofrenda, llegando a ellos primero y luego a todas las guaquillas y adoratorios, quen toda la provincia avía dando a cada una lo que del Cuzco repartido venía para cada una
122-NULLporque en el Cuzco avía su quipocamayo, que son como contadores de cada una de las dichas partidas, que tenían la cuenta y raçon de los sacrificios que se avían de sacrificar en cada provincia.
123NULLy así enterravan los cuerpos juntamente con todos los demás sacrifiçios, en un lugar llamado >italic>Chuqicancha, que es un cerro pequeño que está encima de San Sebastián, que será media legua del Cuzco
126NULLy en el dicho cerro llamado Guanacauri, que está a dos leguas y media del Cuzco, poco más o menos, lo sacrifivan y enterravan.
126NULLHeran tantos los lugares que dedicados tenían para sacrificar en el Cuzco, que si se ubiesen de poner aquí sería mucha prolijada, y porque en la Relación de las guacas que a Vuestra Señoría Reverendísima di, están puestos todos de la manera que se sacrificauan, no lo pongo aquí.
128NULLTenía en el Cuzco el Ynga para este efecto, yndios de los quatro Suyos o partidas, que cada uno dellos tenía quenta y raçon de todas las guacas por pequeñas que fuesen, que en aquella partida de que él hera quipocamayo o contador, que llaman uilcacamayo; y aví yndio que tenía a cargo casi quinientas leguas de tierra.
128NULLpero porque algunas veces acrecentauan o cortavan de los dichos sacrificios, conforme a la voluntad del Ynga, sacavan la raçon del Cuzco para lo que en cada lugar y parte se avía de hacer.
129NULLAbrá diez años, poco más o menos, que huuo una yronía entre estos yndios desta tierra y era que hacían una manera de canto, al qual llamavan Taqui hongo, y porque en la provinçia del Parinacocha, un Luis de Olivera clérigo presbítero, que a la saçón hera ccura del dicho repartimiento que es en el ovispado del Cuzco, fue el primero que vio de la dicha yronía o ydolatría
129NULLpero en todas las demás provincias e ciudades de Chuqicaca, La Paz, Cuzco, Guamanga y aun Lima y Ariquipa, los más dellos avían caydo en grandísimas apostactas apartándose de la fe católica que avían recevido y bolviéndose a la ydolatría que usavan en tiempo de su ynfidelidad.
132NULLY finalmente el dicho vicario Luis de Olivera como empeçó a castigar aquella provincia y la de Ocari y dio dello noticia a la Real Audiencia de Lima y señores Arçobispo y Ovispo de las Charcas, y otras partes y a Fray Pedro de Toro, administrador del obispado del Cuzco