Pedro de la Gasca

Descripción del Perú (1551-1553)
• Coyuntura histórica

La llegada de Gasca a las Indias se da en una coyuntura muy particular. La gran rebelión de encomenderos que surge en contra de las Leyes Nuevas de 1542 significa un cisma que redefine a la sociedad española de la época. Por un lado, el frente de los antiguos conquistadores y encomenderos que busca perpetuar un sistema medieval señorial en las colonias, modelo representado por Gonzalo Pizarro; y por el otro, la autoridad imperial con un cariz nuevo y moderno que prioriza por sobre todo la solidez del poder monárquico. En este contexto, Pedro de la Gasca personifica no solo la autoridad monárquica, sino también el nuevo perfil que impulsa la monarquía española. Se trata de una figura completa, entendida en todos los ámbitos modernos como son la política, la milicia y la religión, pero sobre todo, inexorablemente leal a la corona y al Estado. Estas determinaciones se ven reflejadas en testimonios como el siguiente de Cieza de León: “E syn esto que dixo el capitán Albarado a los que estaban en Panamá, escrivió cartas a las çiudades de los Reyes, Truxillo e las Chachapoyas, e no de otra manera; lo qual toco para que se entienda a la fidelidad que este capitán tubo syenpre para serbiçio del Rey, y aun delante del presydente Gasca vide que sobre ello se hizo provança vastante, e pareçió ser verdad. Y como oviese escrito estas cartas envarcó en el mar Oçéano”.
De esta manera, la lucha por la legitimidad política en las colonias entre Gasca y Pizarro implica la creación de un nuevo orden político y social que afectará la historia del territorio americano.

• Biografía
Pedro de la Gasca nace en Navaregadilla en 1493, en el seno de una familia hidalga de origen castellano. Comienza estudios humanistas en Salamanca que luego serían interrumpidos por la muerte de su padre; sin embargo, gracias al apoyo de su tío materno logra graduarse como Maestro de Artes en materia filosófica y literaria en la Universidad Complutense de Madrid. Ya para ese tiempo habría decidido tomar el camino clerical, por lo que pasa también por la facultad de Teología de dicha casa de estudios. En 1522, vuelve a Salamanca para llevar a cabo estudios de Leyes y Cánones y seis años después es elegido rector de esta Universidad.
Aun cuando Don Pedro de la Gasca contaba con merecidos reconocimientos debido a una carrera y un perfil personal encomiables, parece ser que algunos encontraban en su aspecto físico un motivo de sorna. El Inca Garcilaso de la Vega que lo conoció cuando niño, lo describiría de esta manera: “era muy pequeño de cuerpo, con extraña hechura, que de la cintura abajo tenía tanto cuerpo como cualquiera hombre alto y de la cintura al hombro no tenía una tercia. Andando a caballo parecía aún más pequeño de lo que era, porque todo era piernas; de rostro era feo” . No obstante, eso no impidió que a pesar del desconcierto que podía causar su apariencia, sus virtudes naturales lograran superar estas impresiones, tal es el caso del cronista Pedro Cieza de León, que lo describe así: “El qual es natural de un pueblo pequeño que ha por nombre Navaregadilla; el qual es de mediano estatura e de muy claro entendimiento mañoso en grande estremo, bastantíssimo para medios y uno de los que mejor con dissimulaçión supieras hazer sus hechos que ovo en gran parte.”

De la Gasca fue rector de la Universidad de Salamanca, colegial de San Bartolomé, recibió la orden del subdiaconado, ejerció la Subcolecturía de la Cámara Apostólica, fue juez metropolitano, obtuvo dos veces el rectorado del colegio Mayor y en 1537 es nombrado Vicario de Alcalá de Henares (Barnadas 1998:36). Así, antes de incursionar en el medio político, este ya poseía amplia experiencia burocrática, administrativa y gubernamental en fueros eclesiásticos y universitarios.
Comienza su vida política e ingresa al mundo cortesano con su nombramiento como Visitador de los oficiales reales del Reino de Valencia en donde se familiariza no solo con las finanzas públicas, la Audiencia, las poblaciones locales y la negociación, sino que además se vuelve docto en temas de cristianización y de minorías étnicas como moriscos y judíos; recursos que le serían de gran utilidad más adelante en su experiencia americana. En 1540, se hace de un nuevo cargo cuando es nombrado Oidor del Consejo de la Inquisición. En momentos álgidos de conflicto en Valencia, De la Gasca logra desempeñarse de manera sobresaliente (no solo como clérigo, sino sobre todo como consultor político) por lo que en 1542, Carlos V lo nombra Visitador de todos los funcionarios reales en el reino. No es de extrañarse que cuando en 1545 lleguen noticias del levantamiento de Gonzalo Pizarro, el nombre de Gasca surja como una de las opciones para pacificar las Indias.
En 1546, Pedro de la Gasca es nombrado Presidente de la Real Audiencia de Lima y poco tiempo después se embarca rumbo a América. Los eventos que preceden a su llegada no son alentadores: la insurrección de Pizarro se extiende a lo largo de los Virreinatos, además, el caudillo contaba con el favor de las autoridades locales y hasta gubernamentales como oidores o trabajadores de la Real Hacienda, por lo que el financiamiento de la campaña pacificadora, esto es, la estadía de las huestes de Gasca y de las tropas militares en el continente se sostuvieron en gran parte de las dádivas de comerciantes locales y de ciudadanos a favor de la causa realista. Así, Hampe, en su trabajo nos describe este panorama: “El contador Agustín de Zárate, usualmente bien informado en asuntos financieros, refiere en su crónica que los gastos para la campaña militar contra los rebeldes ascendieron a unos 900.000 pesos” (Hampe 1989: 124-125).
De la Gasca armó su cuartel general en Panamá al enterarse sobre la suerte del virrey Blasco Núñez de Vela y comienza por desplegar una estrategia diplomática; por un lado, solicita refuerzos militares y logísticos a España; y por el otro, gestiona la visita de un emisario a las regiones tomadas por los rebeldes para tratar con los altos mandos de Gonzalo Pizarro y ofrecerles no solo un perdón real, sino también recompensas en tierras si abandonaban el bando rebelde y se circunscribían a la autoridad imperial nuevamente. La estrategia rindió frutos y es así como Gasca se hizo con las huestes de los encomenderos Lorenzo de Aldana, Sebastián de Benalcázar, Pedro de Valdivia y las del general Hinojosa, lo que le permitió una base sólida para emprender la fase militar de la campaña pacificadora. Parte de Panamá con 18 navíos y desembarca en Manta (actual costa ecuatoriana) y despliega sus huestes hasta Santa (actualmente Áncash), desde donde se adentra cada vez más en los Andes. Primero establece un campamento en Jauja y luego en Andahuaylas en donde consigue victorias, pero es en Xaquixahuana en donde consolida el triunfo de la causa legitimista. Es en este trasfondo que el luego autor de la Cónica del Perú, Pedro Cieza de León se encuentra por primera vez con el ejército de Gasca. El primero logra dar cuenta de la reunión de la siguiente manera: “Aquí estuuimos muchos días con el presidente Gasca: quando yua a castigar la rebelión de Gonçalo Piçarro: y fue mucho de lo que estos Indios passaron y siruieron con la importunidad de los Españoles” .
Después de la victoria de Xaquixahuana, se da el famoso reparto de Guaynarima, en el cual Gasca busca distribuir 1.300.000 pesos en rentas o encomiendas entre sus soldados y el cual genera un ambiente de insatisfacción general en sus hombres por la atribución de muchas de ellas a ex caudillos de Gonzalo Pizarro. Ya menciona el corregidor Polo de Ondegardo “como la tasa fue a tiento y sin vela, fue herrada”
Una vez pacificado el territorio americano, Gasca se muestra presto a regresar a la península y esto finalmente se lleva a cabo en 1560 cuando es recibido con honores en Sevilla. No solo trae consigo grandes hazañas diplomáticas y militares, sino que además y a partir de una intensa empresa logra recaudar más de un millón de pesos de oro como fondos de las Cajas Reales, misión en la que contó con la colaboración de oficiales como Polo de Ondegardo, encargado de recolectar las divisas en el sur del virreinato, lo que en su conjunto constituye una impresionante proeza financiera y administrativa. En total, De la Gasca logra cumplir satisfactoriamente con los objetivos planteados alrededor de su misión: modera la tasación general de los tributos indígenas, impone el orden en el sistema de manejo haciendístico y estabiliza el sistema judicial. Cuando por fin llega a reunirse con Carlos V, este expresó vehemente interés en la problemática indiana y puede ser que este fuera uno de los factores que incentivaron Gasca a describir su experiencia americana en su Descripción del Perú.
Fallece el 13 de noviembre en Valladolid, tras una vida de logros académicos, políticos, militares y eclesiásticos, como Obispo y Señor de Sigüenza.

• Objetivo de la obra
La Descripción del Perú de Pedro de la Gasca se manifiesta como una fuente histórica de características únicas. Para entender cabalmente la obra de la Gasca, es necesario poner en perspectiva la naturaleza política y administrativa de la empresa del autor, así como las circunstancias particulares que rodean la llegada del Presidente de la Real Audiencia de Lima Gobernador interino del Virreinato del Perú.
Se entiende, entonces, que se trata de un texto que se remite a las primeras épocas de la conquista y del sistema colonial en las Indias. Así, su narrativa nos permite contemplar la singularidad del panorama americano a través de los ojos nuevos de la curiosidad extranjera, pero siempre teniendo en cuenta el carácter colonialista de la tarea que le había sido encomendada.
Esto se puede observar en la estructura de la obra de Gasca, que está compuesta de tres grandes bloques: 1) el medio natural, 2) los pueblos peruanos y 3) los obstáculos a la autoridad colonial. En la primera sección se refiere con asombro a los peculiares fenómenos geográficos y climáticos de las regiones por las que había transitado en su campaña pacificadora. Hace un recuento de montañas y cordilleras, ríos y nevados, habla de una clara distinción entre costa y sierra con una evidente admiración; y al mismo tiempo no olvida los límites y fronteras, los nuevos asentamientos que logró formar y el papel de estos elementos en el sistema administrativo y burocrático, bosquejos que luego articularía con más precisión en el tercer bloque. En la segunda sección recoge amplia información sobre las poblaciones incaicas y pre-incaicas, sus sistemas de creencias religiosas, organizaciones gubernamentales, recursos naturales y financieros, así como sus expresiones culturales.
El tercer bloque se preocupa por los problemas que el medio natural presenta para el poderío español. Aquí se da un primer acercamiento a lo que Barnadas llama “balbuceos de geopolítica peruana”. Se refiere al difícil acceso al Perú, los escasos puntos de entrada al continente, los riesgos de insalubridad, la hambruna, y en suma, el reto que estos factores presentaban para conformar un ejército y para la campaña pacificadora en general. Termina el capítulo con un nuevo panorama que describe nuevas rutas de acceso por el sur y la forma en que estas afectaron la contienda con los Pizarristas, y que posteriormente lo llevaron a la victoria.
Además de la estructura planteada, es el rigor casi académico que el autor impone a su Descripción del Perú, el que nos ofrece un aporte significativo. Gasca hace un esfuerzo descriptivo enorme para que sus lectores españoles que no conocían las Indias, y logra transmitir cabalmente información fundamental sobre territorios desconocidos que van desde las primeras estimaciones sobre la corriente de Humboldt en el continente, así como los primeros bocetos distintivos de nuestra geografía.

• Importancia para el proyecto Glosas Croniquenses
El testimonio de Gasca sobre su experiencia como Presidente de la Real Audiencia de Lima Gobernador interino del Virreinato del Perú ofrece además una contribución importante a lo que sabemos del panorama de contacto lingüístico en los primeros años de la invasión española. La experiencia de Gasca se sitúa en un periodo muy temprano de la colonia y se enfrenta a retos propios de un choque de culturas como son el uso de léxico indígena para referirse a objetos y lugares desconocidos, la españolización y cristianización de topónimos, así como un uso arbitrario de formas ortográficas para tratar de transmitir los sonidos autóctonos y desconocidos para los europeos. Este documento histórico registra estos cambios y nos permite el acceso a entradas y glosas indígenas y bilingües, aporte que se suma al grueso del léxico que el proyecto Glosas croniquenses busca recuperar.
Así, en total, el texto de Pedro de la Gasca recoge un total de cincuenta términos indígenas, entre términos andinos y centroamericanos. La descripción de su travesía comienza con su llegada a Centroamérica y no es sorpresa que también recoja voces de esta región. De los diez vocablos que se registran, siete son tainismos, lo que evidenciaría una amplia presencia de sustrato taíno en este territorio y la pronta asimilación de ciertas voces al español de la época. Cabe resaltar que la mayoría de términos indígenas observados en el documento son de origen andino, estos constituyen más del 50% del total de vocablos presentados por Gasca y cuya procedencia varía entre quechua, aimara y puquina.

• Ediciones de la Descripción del Perú
La Descripción del Perú tiene una amplia tradición antes 1919, sin embargo, todo acceso a él era a partir de fragmentos o transcripciones parciales que aparecía en los textos de otros cronistas y era utilizado en gran medida para esclarecer problemáticas relativas a otros autores. Así, aparece en el libro III de la tercera parte de la Crónica del Perú de Cieza y también es mencionado por el americanista Jiménez de la Espada, pero de manera indirecta. De la misma manera, en 1866 aparecen los volúmenes XLIX-L de la Colección de documentos inéditos para la historia de España, en donde se dan a conocer unos “Documentos relativos al Lic. Pedro de la Gasca sobre la comisión que le dio Carlos 5° en 1545 para ir a pacificar al Perú sublevado por Gonzalo Pizarro y los suyos”. En esta compilación hay, a manera de apéndice, un fragmento que corresponde a nuestra descripción, que es una copia de M. Fernández de Navarrete. Es recién en 1913, que el ecuatoriano Jacinto Jijón y Caamaño encuentra otra versión del mismo texto, pero esta vez, completa. Es en la Biblioteca Imperial de Viena, actualmente, la Biblioteca Nacional de Austria que se da el descubrimiento y ya en 1919 reproduce un fragmento de esta. De la primera parte reproduce de los folios 1-10, la segunda parte la reproduce entera y de la última solo ofrece transcripciones parciales. En 1971, Josep Barnadas trabaja en una nueva edición del manuscrito encontrado por Jijón y Caamaño, incorporando una versión en latín. Es en 1977 que aparece la edición de Barnadas a cargo del Instituto de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas y casi dos décadas después, se produce una segunda edición, esta vez, a cargo del Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas del Cuzco.

• Bibliografía

CIEZA DE LEÓN, Pedro
2005 Cieza de León, Pedro de (1518-1554)
Crónica del Perú: El señorío de los Incas. Primera parte / Pedro Cieza de León ; selec., pról., notas, modernización del texto, cronología, y bibliografía de Franklin Pease G.Y. Caracas : Biblioteca Ayacucho.

CIEZA DE LEÓN, Pedro
2005 Cieza de León, Pedro de (1518-1554)
Crónica del Perú: El señorío de los Incas. Tercera parte. Guerra de Quito. Tomo II. / Pedro Cieza de León ; selec., pról., notas, modernización del texto, cronología, y bibliografía de Franklin Pease G.Y. Caracas : Biblioteca Ayacucho.

CIEZA DE LEÓN, Pedro
2005 Cieza de León, Pedro de (1518-1554)
Crónica del Perú: El señorío de los Incas. Cuarta parte. Volumen II. Tomo II/ Pedro Cieza de León ; selec., pról., notas, modernización del texto, cronología, y bibliografía de Franklin Pease G.Y. Caracas : Biblioteca Ayacucho.

GARCILASO DE LA VEGA, Inca
1960 Garcilaso de la Vega, el Inca. Historia General del Perú. (1617) lib. V, cap. 2, en sus Obras completas, ed. y estudio preliminar de Carmelo Sanz de Santa María, S.J. III. Madrid: Ediciones Atlas.

GASCA, Pedro
1998 Descripción del Perú (1551 / 1553): texto original español y versión latina coetánea/ estudio, ed. y notas de Josep M. Barnadas. Cuzco: Centro de Estudios Regionales Andinos "Bartolomé de Las Casas".

HAMPE MARTÍNEZ, Teodoro
1989 Don Pedro de la Gasca. Su obra política en España y América. Fondo Editorial PUCP. Lima

JIJÓN Y CAAMAÑO, J.1
1919 “Descripción del Perú por el lic. Pedro de la Gasca. Extracto publicado por...”, Boletín de la Sociedad Ecuatoriana de Estudios Históricos (Quito), III.

ONDEGARDO, POLO
1940 Informe del Licenciado Polo de Ondegardo al Licenciado Briviesca de Muñatorres sobre la perpetuidad de las encomiendas en el Perú (1561). Revista Histórica. Órgano del Instituto Histórico del Perú. Dirigida por Carlos Alberto Romero. Volumen XIII, Lima.